domingo, 23 de noviembre de 2014

El desafío de los 30 días (2014). Día 23

Te compraste aquel juego ¿porqué…?

No soy un comprador compulsivo y por lo general tardo mucho en decidirme en comprar un nuevo juego. Todos los que me compro suelen estar meditados. La excepción son los que compro en jornadas y cuando viajo. En esas ocasiones, me gusta comprar algo en alguna tienda a modo de recuerdo. Aunque a veces, como veréis, se me mezclan los suvenirs con la meditación...

El "Eclipse Phase" me lo compré tras verlo en un viaje a Inglaterra. No lo había visto nunca y me gustó el aspecto. A la vuelta, miré por internet los comentarios y críticas. Lo ponían muy bien, así que me lo compré por internet.

El "Qin: the warring states" lo vi en un viaje a Barcelona en Gigamesh. Me pareció llamativo, pero a diferencia del Eclipse Phase, no volví a darle una vuelta... hasta que volví a Barcelona por trabajo y me lo crucé nuevamente. Estuve veinte minutos mirando el libro y consultando con el móvil por internet. Me pareció que la crítica que tenía en RPG geek era lo suficientemente buena y acabó cayendo.

Como podéis ver, de compra impulsiva no hay mucho. Los que sí que cayeron de forma fulgurante fueron  Fábulas y Mouse Guard


El primero me lo compré en las CLN de Alcalá de Henares. Acababa de jugar una partida y pensaba que el juego tenía muchas posibilidades. Por desgracia, cuando lo leí, me pareció algo menos abierto de lo que había apreciado. Para jugar al estilo que me gustaba esta ambientación (con más acción) requeriría algunos cambios y al final la pereza me ha podido y sigue arrinconado en la estantería.

En cuanto al  Mouse Guard, es lo último que ha entrado en mi biblioteca tras un reciente viaje a Granada. Hace 22 años estuve en Granada y me compré mi primer suplemento de rol: Las máscaras de Nyarlathotep. Fue en la librería Flash y al volver a la ciudad, me apetecía ver si seguía abierta. Lo estaba y me crucé con él. +Rodrigo García Carmona, autor de La Puerta de Ishtar hablaba muy bien de él, así que salí de Granada con un nuevo juego y con muchas ganas de leérmelo.


 El resto de juegos de mi estantería no tienen historias tan curiosas, así que no os aburro más.

¡Nos leemos mañana!