lunes, 13 de octubre de 2014

Reseña: Eclipse Phase (ambientación)

"Lo que no entiendo es por qué la gente juega a Cyberpunk 2020 existiendo Eclipse Phase" - +Vaishali-Narain Mirchandani Daryanani  (jugadora asidua de Eclipse Phase tomando unas cervezas tras jugar por primera vez a Cyberpunk 2020).

La respuesta a Vaish es fácil: por lo mismo por lo que seguimos viendo películas en blanco y negro. No obstante, es una reflexión que viene muy bien para hacer una reseña de Eclipse Phase, uno de los juegos con mayúsculas de los últimos tiempos.

Eclipse Phase es un juego de rol de Posthuman Studios originariamente publicado por Catalyst Game Labs en 2009 que ganó el premio de mejor juego de rol de 2010 en los premios Origins. Además tiene licencia Creative Commons.


Eclipse Phase es un juego de ciencia ficción post apocalíptica de corte cyberpunk con un toque de horror cuya principal característica es el posthumanismo. Básicamente, esa característica implica que el ser humano ha superado una serie de limitaciones físicas e intelectuales que le permite realizar cosas como separar el ego (alma, consciencia, "ghost") del cuerpo (morph en términos de juego).


Durante años los fans de los juegos de rol hemos estado un poco abandonados en el tema cyberpunk. Desde el Cyberpunk 2020 no ha habido un juego que enganchase o cumpliese con las expectativas. El Cyberpunk 3.0 fue un fiasco porque la evolución del 2020 al 3.0 era infumable. Y otros juegos como el Corporation no llegaban a enganchar tanto como la mítica creación de R. Talsorian Games.

Vale, sigue sobreviviendo con éxito el Shadowrun... pero Shadowrun es un juego de fantasía X-P

Pero por suerte, llegó Eclipse Phase, el juego que no sólo recuerda al Cyberpunk, sino que lo supera y deja el listón demasiado alto para cualquiera que quiera acercarse.

Abróchense los cinturones, porque lo que viene a continuación es una humilde reseña que no puede abarcar todo lo que aporta Eclipse Phase. De hecho, he tenido que dividir la reseña en dos porque el trasfondo es tan extenso que si añadía al final las reglas, me quedaba un libro.

Aerostat venusiano

UN POCO DE HISTORIA...

El juego se situa 10 años después de La Caída. Así se denomina el punto en el que los TITANs (Total Information Tactial Awareness Networks: inteligencias artificiales capaces de aprender) se rebelaron contra sus creadores: los humanos. Es decir, el momento en el que las máquinas se rebelaron contra el hombre.

Antes de La Caída, los humanos ya habían conseguido colonizar el sistema solar, crear estaciones espaciales (habitats) y ascensores desde la superficie de los planetas al espacio, teníamos asistentes robóticos y habíamos creado nanobots, se había modificado el genoma humano y animal y todo estaba conectado por la red. Se había empezado a terraformar Marte, llevábamos ciberimplantes, podíamos grabar y reproducir experiencias vividas nuestras y de otros (si has visto Días extraños te haces una idea) y ver con realidad aumentada (ver el mundo real con imágenes digitales sobreimpresas). Habíamos conseguido evolucionar la inteligencia de chimpancés, delfines, aves y pulpos al nivel humano; y habíamos conseguido separar el ego (la inteligencia o consciencia de un ser humano) del morph (el cuerpo en el que habita el ego). Habíamos conseguido clonar cuerpos, copiar egos y hacer morphs humanos y sintéticos a voluntad. Estaban preparados para matar, preparados para satisfacer pasiones o simplemente para sobrevivir mejor en lugares inhóspitos. Pero también aprendimos a hacer inteligencias artificiales autónomas y autodidactas (seed AIs) y eso casi fue el final.


La guerra contra los TITANs fue devastadora. La población humana fue diezmada y La Tierra se convirtió en un planeta hostil abandonado apestado por nanoplagas y drones autónomos. Todo parecía perdido cuando la guerra salió del planeta azul y se extendió por el Sistema Solar pero, repentinamente, los TITANs desaparecieron. Nadie sabe por qué, ni a dónde fueron. Nadie sabe si volverán. Pero en su marcha se llevaron un gran número de egos. Aunque tampoco sabe nadie para qué.

Guerra contra los TITANs
A raíz de estos sucesos, se creó una especie de sociedad / agencia secreta llamada Firewall. Una agencia secreta dedicada a proteger la humanidad (el setting básico presupone que los jugadores son miembros de Firewall).

Poco a poco, la humanidad se ha ido recomponiendo y tras la caída se han producido dos hechos de especial relevancia.

Por un lado, se realizó el primer contacto con una raza extraterrestre: los factors. Se rumorea que son insectos, pero la verdad (y lo curioso) es que nadie ha visto sus cuerpos.

Por otro, se encontraron los portales de Pandora. Puertas que se atraviesan tras sintonizarlas y que transportan a otros sistemas del universo. Algunos opinan que es una tecnología ancestral dejada por alguna raza inteligente anterior a la humanidad y que es por aquí por donde los TITANs marcharon. Mientras que otros opinan que es una creación de los propios TITANs. Lo que sí ha permitido es descubrir que ha habido más razas alienígenas ahí fuera.

Y ahora que ya sabemos donde estamos...


QUÉ LO HACE DIFERENTE

Lo primero que llama la atención de Eclipse Phase y sus módulos es que son libros muy densos. Letra pequeña y pocas imágenes. Pero simultáneamente, son libros con un gran nivel de detalle. No sólo en las descripciones, sino también a nivel técnico. Las explicaciones de las comunicaciones, la generación de energía, la generación de la gravedad en los habitats y por qué hay puntos gravitacionalmente estables son ejemplo de ello.

Además, los autores tienen originales formas de enfocar las historias. Una sección puede estar contada por un periodista, la siguiente por un científico y otra por una inteligencia artificial.  

Entrando en el juego, lo más llamativo es la separación del morph y el ego (cuerpo y mente). Y lo muy trabajado que está este aspecto y sus repercusiones. Puedes hacerte un backup de tu mente, puedes comprar un cuerpo, llevas un cortical stack (pendrive que permite recuperar tu ego después de muerto... y ver quién te mató), puedes duplicar tu ego y luego fusionarlo (merge) y, sobretodo, en Eclipse Phase lo más rápido no es viajar, sino transmitir tu ego a la estación destino contratando un morph como quien alquila un coche en una ciudad extranjera.  Como además hay diferentes tipos de morph según lo quieras hacer, la diversión está asegurada.

Otro punto a destacar es la sencillez en la interacción con la red y el hackeo. Nada de que el PJ netrunner salga de la habitación o se quede a solas con el máster para resolver un asalto informático. En sencillos pasos puede hacerse.
Calles de Marte
Uno de los puntos que más gusta a mis jugadores es el compañero de todo PJ: la Musa.  La Musa es una Inteligencia Artificial "capada" (las IAs son legales siempre que no sean "seed", es decir, que no sean semilla y puedan evolucionar tal y como lo hicieron los TITANs) que está dentro de la cabeza del jugador. Lleva la agenda, te sopla cosas si no te has enterado de algo y busca en la red por tí a un nivel básico. Es el asistente ideal.

La economía (o "nueva economía" como se denomina en Eclipse Phase) es un tema peculiar. Por un lado, tenemos el dinero de toda la vida de Dios, pero en la parte exterior del sistema solar, no hay moneda en circulación. Los autonomistas principalmente se pagan con reputación. Es como una habilidad que va subiendo y bajando conforme haces favores o te los devuelven. Un sistema muy curioso.

El otro pilar de la "nueva economía" es la fabricación de objetos en EP.. Hay unas máquinas llamadas fabber y cornucopias, según el tamaño, que teniendo los elementos químicos necesarios y un programa adecuado pueden fabricar lo que quieras. Desde una hamburguesa a una pistola. Estas máquinas pueden ser accesibles a cualquier ciudadano por un precio (en hábitats del Consorcio Planetario), por un favor (autonomistas) o restringidas (en la Junta Joviana). Además pueden estar limitadas para crear ciertos objetos como armas, por ejemplo.

En Eclipse Phase hay múltiples formas de gobierno y grupos sociales repartidos por el sistema solar. Hay ciberdemocracia, tecnosocialismo, megacorporaciones, anarquistas... no voy a explicarlos aquí porque estaría horas, pero son muy variopintos y proporcionan una gran variedad de ideas para partidas.
Puerta de Pandora
Y, finalmente, como otro gran añadido, están las Pandora Gates. Estos portales tipo Stargate casi justifican un juego entero dejando todo lo demás de lado. Los portales de salto han sido utilizados en otros juegos de rol como en el Fading Suns. Pero aquí han añadido un punto más de ciencia y desconocimiento sobre los destinos, que recuerda mucho a las naves a destinos desconocidos de Pórtico de Frederik Pohl.

Me dejo muchas cosas de la ambientación en el tintero como todos los ciberimplantes (muy actulizados a los tiempos que corren), las drogas que afectan directamente al cerebro (narcoalgoritmos) y un largo etcétera... pero como ya he dicho, esto es sólo una humilde reseña.

Próximamente: Eclipse Phase (reglas)... o cómo hacer que todo esto mezclado tenga sentido y funcione.