sábado, 6 de junio de 2015

Un tour por Eclipse Phase. Sunward II (Venus y La Tierra)

Seguimos con nuestro viaje por el Sistema Solar. Esta vez toca hablar de Venus, hogar de las ciudades flotantes y de La Tierra, uno de los lugares más peligrosos de la galaxia.


 

VENUS

A 52 km sobre su superficie, Venus, es un planeta con atmósfera de dióxido de carbono, una gravedad del 90% la de La Tierra, y con una presión y temperatura similares a la terrestre. Sin embargo, en su superficie la presión es la de las profundidades de los océanos terrestres y su temperatura sube hasta convertirse en similar a la de Mercurio.

Así que en Venus viven 20 millones de transhumanos principalmente en ciudades flotantes (aerostats) 50 km. sobre su superficie y que son movidas a merced de los vientos. No obstante, sus habitantes pueden llevar una simple máscara para respirar y salir a los balcones a disfrutar del paisaje.


La superficie venusiana es un infierno en toda regla: temperaturas de 500ºC, presiones de 100 atmósferas y nubes de ácido sulfúrico que corroen y  reducen la visibilidad a algunos kilómetros en el mejor de los casos.
Con esas condiciones, los morphs normales sólo aguantan en este entorno unos minutos. Se requieren morphs específicos hechos con cuarzo y aleaciones capaces de soportar estos "inconvenientes".
En la superficie venusiana hay minas para extraer minerales y factorías para procesarlos. Estos minerales luego son subidos a los aerostats para su refinamiento final.
Los trabajadores de las minas utilizan morphs sintéticos y su mayoría son trabajadores con contratos de esclavitud o refugiados de la Caída sin morph intentando ganar lo suficiente para permitirse uno. No obstante, el trabajo de las minas se puede realizar con pods operados desde los aerostats.
La superficie de Venus no ha sido cartografiada y el hecho de que su visibilidad sea reducida, ha dado lugar a múltiples historias sobre sucesos extraños que han percibido los trabajadores allá abajo. Por supuesto, una de ellas habla de que hay TITANs en la superficie esperando el momento de volver...

Venus originariamente era controlado por el Planetary Consortium pero en una votación hace 4 años se independizó y creó su propio gobierno: la Morningstar Constellation. No obstante, hay aerostats que mantienen su dependencia voluntaria del Planetary Consortium. Una de las claves para esta independencia fue la oposición de los venusianos a un plan de terraformación para convertir Venus en un planeta similar a La Tierra, eliminando completamente su atmósfera actual. Los venusianos entendían este cambio como una pérdida de la identidad del planeta, y propusieron un proceso de terraformación alternativo para solo modificar el aire de la parte superior de la atmósfera, haciéndolo respirable. El Planetary Consortium rechazó la propuesta sin saber que aquello acabaría significando la secesión.

La Morningstar Constellation es un gobierno menos controlado por las hipercorporaciones y más proclive a que cada hábitat tenga su independencia y se autogobierne, aunque haya un cuerpo jurídico común. En cierto modo, la Morningstar Constellation sería la Unión Europea y el Planetary Consortium sería Estados Unidos. Los principios de la Morningstar se basan más en la libertad y la transparencia que los del PC. Eso se traduce en seguros médicos universales, unas leyes de propiedad intelectual laxas, nada de censuras ni secretos "por seguridad" y en reuniones de gobierno accesibles a todos los ciudadanos. Por ello, la Morningstar es mucho menos eficiente que el Planetary, pero más accesible y atrae más ciudadanos día tras día... en especial uplifts neo-avians que pueden volar libremente en los alrededores de los aerostats.

En Venus hay 19 grandes aerostats que se mueven con el viento y por sus propios motores. No obstante, pueden quedarse fijos para el transporte con la superficie. Para este fin hay cables de materiales especiales que sirven de ascensor con la superficie.

Para viajar entre aerostats, se suelen utilizar aviones de propulsión (el más popular), dirigibles (algunos repletos de lujos) e incluso globos. Y para el transporte entre Venus y el espacio, la Morningstar Constellation está trabajando en el rotovator: un cable de 12.000 km. que permitirá el intercambio de personas y materiales. Este dispositivo será el equivalente a los ascensores espaciales de otros planetas.

Los principales aerostats son:

Octavia (500.000 hab.): La capital de la Morningstar Constellation es el segundo aerostat más grande (sólo superado por The Shack) y el más cosmopolita. Además explota bastante bien uno de los atractivos turísticos de Venus: el cloud diving (bucear en las nubes... básicamente paracaidismo). Los visitantes saltan desde aviones a unos 80 km. y son recogidos en redes a una altura de 40 km.  
Por otro lado, aquí tienen la sede: 
  • el Star Council (Consejo Estelar) de la Morningstar Constellation que es quién toma las decisiones que afectan a todos los ciudadanos venusianos. Aunque cada aerostat y hábitat tiene su legislación propia, ninguno puede contravenir las disposiciones generales del Star Council.
  • la corporación Nimbus es una empresa de tecnología de comunicaciones con grandes centros de investigación y proveedora de la Morningstar... y de muchos agentes de Firewall. 
  • los neo-synergists: un colectivo trashumano cuyas mentes están compartidas entre todo el colectivo, y que provienen de un exoplaneta accesible desde un portal Pandora.
Aphrodite Prime (300.000 hab.) es conocido por su centro de bioingeniería y por su enfoque turístico. De aquí salieron las formas de vida que pueblan la atmósfera de Venus en la actualidad; y se está trabajando en las que deberían existir tras la terraformación de la atmósfera.
En cuanto al turismo, es famoso por la esfera de 1300 metros de diámetro que recrea cómo será la atmósfera venusiana en 100 años y sus formas de vida (mantas volantes, peces globo, etc...) con un entorno bastante similar a una jungla terrestre. Por supuesto, los visitantes pueden alquilar un morph para poder volar por ella. 
Además, Aphrodite Prime concentra una población significante de neo-avians.

Lucifer (230.000 hab.): es el principal responsable de la minería de la superficie y está construido para trabajar en altitudes comprendidas entre los 40 y los 60 km. Esto quiere decir que puede cambiar la presión interna entre 1 y 3 veces la de La Tierra y mantener una agradable temperatura interior incluso cuando en el exterior hay 140ºC. Su misión es gestionar la logística necesaria para la extracción, incluyendo el despliegue y recogida de maquinaria y trabajadores, recolectar el mineral extraído y procesarlo.

The Shack (La Chabola) (130.000 hab.): es el aerostat dedicado a construir nuevos aerostats, y por ello es el más grande que existe. Construir un aerostat en el aire y sabiendo que la gravedad puede llevar tu preciosa construcción a la superficie donde las presiones lo destrozarían en segundos, es toda una obra de ingeniería. Actualmente se están construyendo dos aerostats y hay uno más en espera. 
Cada ciudadano de The Shack trabaja en la construcción y tiene por ello una acción de la empresa. De esta forma, se reparten los beneficios de las obras de forma igualitaria.

Parvarti es un hábitat independiente. Es parte burdel, parte bacanal interminable y parte tugurio sospechoso. Aquí se puede satisfacer casi cualquier fantasía o perversión; y creéme si te digo que en un mundo en el que tu cuerpo y tu mente están separadas, esto puede ser tremendamente bizarro.



Machu Picchu: tiene un autogobierno que rota periódicamente entre los habitantes más competentes. 

Selenis: es un experimento nanosocialista en el que todos los recursos son compartidos entre los habitantes. Cualquier habitante puede tomar recursos sobrantes siempre que consiga suficientes votos del resto de sus conciudadanos. 

Shukra: la mitad de su congreso es elegido por ciudadanos y la otra mitad por las hipercorporaciones. Es famoso por sus diseños software y de nanofabricación, lo que le ha llevado al sobrenombre de "Silicon Cloud". 

Etemenanki y Omnicor's Deep Reach: son los dos aerostats que siguen perteneciendo al Planetary Consortium. Etemenanki tiene forma de zigurat invertido con sus paneles exteriores hechos de un material transparente, y unas espiras en la parte superior para albergar resorts privado para las hiperélites.
Y por último, no podíamos dejar de comentar que Firewall está segura de la existencia de al menos otro u otros dos aerostats ocultos en la franja de los 45 km de altitud para fines criminales. Lamentablemente su ubicación hace su localización imposible debido a las tormentas, la densidad y composición de la atmósfera.


Como todo gran cuerpo celeste del Sistema Solar, Venus tiene a su alrededor hábitats en órbita. Entre ellos destacan los siguientes:

Gerlach (120.000 hab.) es un cilindro O'Neill de 1 km de diámetro por 4 km. de largo. Es el mayor espaciopuerto de Venus y su interior está compuesto por arcologías y bioreservas naturales entre ellas. Esto hace que el interior del cilindro presente un paisaje curioso de pirámides en mitad de la jungla. Además, hay un toroide en un extremo que sirve de hotel para visitantes que vienen de entornos de baja gravedad y quieren aclimatarse a la gravedad venusiana.
Gerlach es el mayor hábitat independiente del sistema interior. No pertenece al Planetary Consortium ni a la Morningstar Constellation, aunque simpatiza con los autonomistas y extropianos. Adicionalmente, ha atraído a sus arcologías a un buen número de argonautas y profesionales interesados en la ciencia de la terraformación y el diseño de morphs y materiales.

Thought es una estación toroidal controlada por la hipercorporación Cognite del Planetary Consortium. Se dedica a la investigación de la Inteligencia Artificial, que es un tema peliagudo debido a lo que pasó con los TITANs. Por eso, Firewall  tiene protocolos de contingencia por si las investigaciones de Cognite se descontrolan....

Far Reach II (75.000 hab.): Omnicor controla este cilindro dedicado a la nanofabricación y a innovadoras formas de manufacturación de componentes químicos. Algunos de los componentes químicos utilizados aquí provienen de un aerostat llamado Deep Reach y que se encuentra entre los 5 y los 20 km. sobre la superficie venusiana. Desde Far Reach II se opera remotamente las máquinas de Deep Reach.

Cythera (50.000 hab.) es un toroide cuya población pertenece a diferentes corporaciones especializadas en temas relacionados con la terraformación de Venus. Una de sus mayores iniciativas implica crear y patentar animales comestibles que puedan vivir en la atmósfera actual venusiana. He de decir que alguno de los que ya han creado está teniendo un gran éxito entre los restaurantes más reputados del planeta.

Frostfire (35.000 hab.) es la estación responsable de recoger las rocas de hielo enviadas a Venus y ponerlas en órbita en la parte superior de la atmósfera para que se vayan vaporizando. Con esto se consigue que aumente la concentración de vapor de agua. Es decir, que Frostfire se encarga de ejecutar el plan de terraformación de la atmósfera venusiana admitido por la Morningstar Constellation.

 
LA TIERRA

La Tierra es el hogar natal de la transhumanidad y hoy es el lugar en el que nadie puede entrar.

Antes de la Caída, la humanidad estaba en su apogeo, pero las guerras, el cambio climático y la escasez de recursos llevó a la humanidad a fracturarse en pequeñas lealtades tribales. Los TITANs llevaban operando durante meses antes de que nadie se diera cuenta de que existían. Para cuando las autoridades se percataron, la humanidad estaba superada tecnológica y militarmente. Comenzó entonces una guerra por la supervivencia de la especie. Y los TITANs no concedieron tregua.

La única salida que tenía la humanidad era encerrar la amenaza en La Tierra y realizar el mayor éxodo de la historia evacuando todo el planeta. Los TITANs consiguieron ser confinados en gran parte, pero el Éxodo tuvo un éxito relativo. El transporte físico era un cuello de botella y sólo un pequeño porcentaje de la población pudo abandonar así el planeta. El egocasting era la otra salida, pero fuera de La Tierra no había suficientes morphs y todavía 10 años después, hay cientos de miles de egos humanos en almacenes esperando uno.

Así pues, en el Éxodo, se dejaron millones de personas atrás. La mayoría demasiado pobres, demasiado poco importantes o que no estaban involucradas en el proceso del éxodo. ¿Nunca te has preguntado por qué hay tan poca población africana tras la Caída? ¿O por qué hay tantos militares que consiguieron escapar?

El bloqueo a La Tierra, de la que nadie puede salir ni entrar, incluye más de 2000 satélites armados, cientos de plataformas de observación y micro- nano- y pico- satélites y minas inteligentes listos para interceptar, bloquear, sabotear o provocar un desastre en cualquier misión o comunicación que contravenga el bloqueo.

Cualquier cosa que haya allá abajo, no debe salir. Es demasiado peligrosa y puede venir infectada por los nanovirus o portar algo peor. Y, por supuesto, tampoco nadie debe entrar para evitar los horrores que se ocultan en su superficie ni obtener información de la tecnología de los monstruos porque podría ser replicada.

La superficie de La Tierra sigue teniendo el mismo aspecto. Sigue teniendo montañas, desiertos, lagos y ríos, aunque algunos han cambiado su forma o su curso. Las detonaciones de antimateria , la guerra y la climatología con su invierno nuclear tienen mucho que ver. De hecho, el clima actual de La Tierra se ha estabilizado. Durante la guerra las bombas provocaban tsunamis, tornados y tormentas. Hacían desaparecer las nubes o provocaban lluvias de agua supercaliente que se evaporaba al contacto con el suelo. Una locura. Ahora se ha estabilizado, pero ahí fuera siguen las nanomáquinas climatológicas de los TITANs provocando años de verano o de invierno o efectos inesperados como granizo en el desierto o conjuntos de tornados... y nadie las controla ni sabe por qué lo hacen.

Europa tiene un clima subártico con máximas de -4ºC y casi todos los edificios enterrados bajo metros de nieve. África es un gigantesco y árido desierto sin agua. Norteamérica es barrida por fuertes vientos y el aire es tan seco que el choque entre dos rocas puede provocar incendios que barren llanuras enteras. En Sudamérica los maremotos destrozaron la jungla amazónica y ahora hay miles de troncos flotando frente a sus costas. Sólo queda vegetación en algunos puntos aislados en forma de oasis.

El aire de La Tierra es respirable, aunque huele a químicos, humo y, el océano, a cloaca. Todo está cubierto de polvo y ceniza. Una ceniza insidiosa que provocará problemas en tus aparatos electrónicos y que puede formar terribles tormentas de las que debes huir. Por si fuera poco, hay bolsas de metano liberadas, por lo que mejor tener un detector químico que te avise; y ya no hay capa de ozono, así que cuidado con la radiación solar.

La versión oficial es que en La Tierra no hay nadie. No les creas. Hay supervivientes (quizás incluso uplifts en los océanos), agentes de Firewall, reclaimers (reclamadores: personas que quieren que se vuelva a colonizar La Tierra), exsurgentes (humanos infectados por los virus de los TITANs) y personas criogenizadas esperando ser rescatadas.

Siendo conservadores, supongamos que se quedaron atrás 50 millones de personas. Supongamos que las enfermedades, el hambre y los restos de la tecnología TITAN han matado al 90% de ellos; y tendremos 50 mil personas dispersas sobre la faz de La Tierra. Algunos estarán sobreviviendo en grupo y otros aislados enfrentándose a un ambiente terriblemente hostil. Estarán comiendo los pocos animales y plantas que han sobrevivido o con acceso a algún nanofabber que siga funcionando para generar algo comestible. Y, por supuesto, estarán bebiendo el agua que encuentren. Puede que no sea potable y que tenga radiactividad... pero la deshidratación les mataría antes. Estarán refugiándose en cualquier sitio... total, hay todo un mundo vacío donde antes vivían miles de millones. Y llevarán viviendo así 10 años. ¿Cómo puede ser alguien que ha sobrevivido a todo esto una década entera? Firewall detecta todavía actividad en ciertos puntos del planeta. ¿Serán ellos? ¿Serán residuos de la maquinaria de los monstruos? Y si siguen vivos... ¿serán humanos o exsurgentes?


Ahora imaginemos que alguien quisiera entrar en La Tierra. La Tierra tiene recuerdos impagables, personas criogenizadas, restos de animales extintos, tecnología TITAN y tecnología anterior a la Caída que se perdió tras la guerra. Cosas por las que alguien con recursos puede estar tan interesado como para costear una incursión. 

Si lo hiciéramos a la antigua usanza (físicamente) lo primero sería mapear todo el sistema de interdicción del Planetary Consortium y los escombros que flotan alrededor del planeta para buscar el punto óptimo y el momento exacto. Y aún así, nuestras posibilidades serían remotas. No obstante, podrían incrementarse teniendo un aliado entre los operarios del bloqueo, provocando una distracción, enviando algo tan pequeño que los sistemas de detección no lo tomaran en cuenta o llevando una nave con unos sistemas de ocultación tan buenos que fuera invisible.

Si quisiéramos entrar por egocasting sería más sencillo, siempre que tuviéramos un receptor de egocasting habilitado, activo y esperándonos en el planeta; y que fuéramos capaces de salvar los interferidores de comunicaciones que bloquean toda comunicación... que es mucho suponer.

Pero ya puestos a suponer, todo esto sería mucho más fácil si el Planetary Consortium hubiera dejado "ventanas temporales" sin observación para infiltrar naves; y centros de egocasting en la superficie para utilizar en el futuro...

Y si consiguiéramos entrar, ¿qué veríamos? Aparte de lo que hemos hablado del entorno "natural", veríamos ciudades en ruinas con miles de esqueletos (humanos y animales) y restos de los combates. Encontraríamos edificios aún funcionales porque no eran significativos y porque tenían lo último en nanotecnología de autorreparación; y millones de recuerdos en casas olvidadas.

Quizás, también nos encontráramos con algún campamento protegido por la tecnología de los AB-domes. Cúpulas que se alimentan con células solares y que aislan su interior de radiaciones y adversidades climatológicas. Los TITANs acabaron con las que existían antes de la Caída, pero quizás algunos afortunados han conseguido reutilizar esta tecnología y sobrevivir aislados e invisibles para los sistemas de detección.

Pero el mayor peligro sería encontrarse con algo de lo que los TITANs dejaron atrás: las IAs y los bots automáticos que todavía patrullan, los virus aéreos que pueden recodificar tu equipo o las nanoplagas que pueden convertirte en un ser amorfo y aberrante. 

Algo de la ciencia de los TITANs entra en nuestro rango de comprensión, pero también dejaron un legado inexplicable para nuestras mentes humanas: ¿Qué hacen unos nanobots construyendo incesantemente edificios en Moscú? ¿Para qué desactivaron todos los volcanes hawaianos? ¿Por qué crearon un bosque hecho de estructuras escultóricas de fibra de vidrio, cobre y acero en el que viven nanoenjambres y algo parecido a monos artificiales?

Recientemente ha habido un incremento de actividad en La Tierra. Los sensores se activan con más frecuencia y se detectan más comunicaciones desde y hacia el planeta. Han aumentado los intentos de incursiones y, lo que es más preocupante, muchas de ellas no iban a instalaciones científicas y militares como era usual; sino a zonas remotas buscando algo concreto. 

Además, los reclaimers se han vuelto más activos consiguiendo más apoyos y el Planetary Consortium y Firewall están nerviosos, porque no se conocen todos los peligros que aún acechan a la humanidad en nuestro planeta original... y esos peligros podrían acabar definitivamente con la raza humana.

Puedes descargarte el tour por Eclipse Phase completo en PDF en la sección Descargas.