sábado, 31 de diciembre de 2016

Balance 2016. Baby Year Zero.

El 2016 se acaba y aquí os voy a hablar un poquito de lo que ha sido para mí y para el blog.

Este año ha estado marcado por el nacimiento de mi hija. Eso ha hecho que mi tiempo libre se haya reestructurado bastante. Aunque el resultado en algunos aspectos ha sido sorprendente.



EL BLOG

Si hay algo que se ha visto afectado de una forma más directa, ha sido el blog. Este año ha habido 17 entradas frente a las 24 del año pasado. Aunque tengo el propósito de revisar la gestión de mi tiempo libre, dudo mucho que vaya a publicar a un ritmo similar al del año pasado a corto plazo.

A pesar de todo, creo que he publicado bastante contenido útil:
Se me ha quedado colgada una partida de Eclipse Phase que dirigí en las Tierra de Nadie y en las LES; y que será de las primeras entradas del 2017.

Por si tienes curiosidad, la publicación de este año con más visitas ha sido la reseña del Mutant Year Zero, y la publicación más consultada desde que se inició el blog es el resumen de reglas y equipo de Eclipse Phase.

JUGANDO A ROL

Saliendo del blog, y entrando en el terreno práctico, este año he participado en 49 sesiones de juego. Lo que hace un promedio de una sesión cada 7,5 días aproximadamente

He dirigido 35 sesiones de los juegos Mutant: Year Zero, Eclipse Phase, La llamada de Cthulhu, Kult, Expedición a la tierra hueca, La puerta de Ishtar y Qin: the warring states. Y he participado como jugador en 14 sesiones de los juegos Mutant: Year Zero, Star Wars: al filo del imperio, The Sprawl, Hitos, Degénesis, Ciudad Cero, Dungeon World, FAE, D&D 5ª edición y Nexus.

El juego estrella del 2016 es el Mutant: Year Zero (un 49% de las sesiones jugadas son de él) seguido del Eclipse Phase (14,3%). Si no has jugado a ninguno de estos dos juegos, aprovecha en las próximas jornadas y dales una oportunidad porque son francamente buenos.

Lo sorprendente es que el año en el que he sido padre, es el año en el que más sesiones he jugado. Analizándolo, esto se debe a dos factores. Por un lado, decidí que la paternidad no debía forzarme a abandonar las aficiones que ya tenía o me volvería un resentido. Y en segundo lugar, porque he encontrado un grupo de jugadores con una gran disposición para jugar. Son los que he venido a llamar jugadores primarios.

¿No tenéis un colega que es forofo de un equipo de fútbol? Ese amigo, ¿se pierde algún partido de su equipo? ¿Se va a perder el Real Madrid -FC Barcelona? Posiblemente no lo haga ni de coña porque su afición primaria es el fútbol. Y si esa afición se solapa con otra, pues mala suerte para la otra. 

En el entorno rolero también existen ese tipo de aficionados, junto a otros a los que el rol les gusta, pero es una afición más. Así que encontrar un grupo de juego en el que para todos el rol es la afición primaria, y que tenemos disponibilidad para quedar prácticamente todas las semanas, ha hecho que juegue muchísimo más que otros años.


No obstante, a pesar de haber jugado mucho, hay cosas todavía incompletas que deben terminarse en 2017: la campaña que viene en el Mutant: Year Zero y Las máscaras de Nyarlathotep, que se está extendiendo demasiado...

En cuanto a la creación de aventuras, estoy bastante contento. Aparte de una partida un poco más larga de Eclipse Phase que tengo a medias, he escrito cuatro one-shots completos: 
  • "Cosechadoras de carne" para MYZ, 
  • "Un ocaso sin fin" para Eclipse Phase, 
  • "La libertad del hombre perfecto" para Expedición a la tierra hueca, 
  • "Retorno a la ciudad de los espejos" para La puerta de Ishtar. 

He aprovechado las jornadas para dirigirlas con jugadores diferentes a mis habituales y el resultado ha sido bastante positivo. Sin embargo, sólo me ha dado tiempo a subir una de ellas al blog. Espero publicar en el próximo año las que faltan.

JUGANDO CON UN BEBE

Y ya que estamos, quería aprovechar esta entrada para compartir mi experiencia rolera con un bebé, que ha sido el gran cambio de este año en mi mesa de juego. 

En nuestro caso, jugamos tanto mi mujer ( +Eloisa Pineño  ) como yo. En las partidas que hacemos habitualmente en casa, la división ha sido fácil: yo dirijo y ella se ocupa de la niña mientras participa como jugadora. 

Al principio es relativamente sencillo porque la niña sólo come, duerme y llora. No tiene capacidad de moverse por sí sola y, si tus jugadores son comprensivos, nada impide que la partida se desarrolle más o menos con normalidad.

La cosa se complica entorno al séptimo mes, cuando el bebé deja de ser algo estático y empiezas a tener un "bichito" gateando por el suelo y trepando por las piernas de los jugadores. Además, regularmente requiere atención. Esta etapa es en la que estamos ahora y de momento la vamos solventando airosamente porque a las 21:00 se va a la cama; por lo que las sesiones se dividen entre la parte con niña y la parte sin niña (más tranquila).

De hecho en 2017 preveo que ya no será posible tenerla por ahí puesto que requerirá todavía más atención, por lo que posiblemente acabemos cambiando los horarios de las sesiones para comenzar prácticamente cuando se vaya a dormir.

Las jornadas son un tema aparte. Este año hemos ido a tres con el bebé: Tierra de Nadie, Rolea y LES. 

Si no son en tu lugar de residencia, la logística hay que tenerla muy en cuenta porque vas a ir con el coche bien petado. No te olvides la sillita, la cuna de viaje, la comida para todos los días, la ropa, los pañales, algunos juguetes, la tarjeta sanitaria (por si acaso), etc... Las únicas a las que hemos ido fuera de Madrid son las organizadas por +Tierra de Nadie y es de destacar las facilidades y la ayuda que proporcionan si tienes algún problema o imprevisto. 

Si vais los dos padres (como nosotros hicimos), uno puede puede jugar en cada sección y el otro estar con la niña. En algunas jornadas hay actividades donde puedes participar con un bebé (como el pintacaras) y si no, puedes pasear y jugar con la niña por ahí.  Eso sí, siempre tienes más opciones en jornadas veraniegas porque hace calorcito y puedes utilizar la piscina, tumbarte en el césped, etc... En jornadas con más fresquito, te va a tocar buscar salas vacías y llevar una manta o unas losetas del Decathlon para que el niño juegue sobre ellas. 

Pero desde luego, si realmente quieres, tener un bebé no te va a impedir ir a unas jornadas si te organizas bien.

ADQUISICIONES ROLERAS

Este año me he metido en dos crowdfundings (Skjaldborg y Kult: divinity lost), he renovado mi suscripción a Crítico (la 3ª y última temporada... cierra), me hice con un pack de saldos de La llamada de Cthulhu (Secretos, Oscuros designios, Antes de la caída, Cálculos mortales); y por fin salieron el Reflejo 2.0 y el Eclipse Phase en castellano. Me compré Expedición a la tierra hueca en PDF (ya lo tenía en inglés y es muy muy barato) y el Eastern Front para Acthung Cthulhu además de los superútiles dados del Mutant: Year Zero.

Para el 2017 preveo que caerá el X-risks de Eclipse Phase (en inglés), cualquier cosa que traduzcan de Mutant Year Zero los chicos de +Nosolorol Ediciones y el Jerusalen 1119 si +Holocubierta Ediciones lo publica este año. Casi seguro que habrá que elegir un juego de vaqueros... ¿será el Far West, la leyenda o el Peacemaker? y seguro que sale algún crowdfunding interesante.

CONCLUSIONES

2016 ha sido un gran año en lo personal y en lo rolero. 

Dudo que en el 2017 consiga jugar tantas partidas como este año, aunque espero repetir en todas las jornadas a las que he ido.

El blog va a seguir como últimamente: subiré material útil o compartiré reseñas cuando sean realmente destacables.

Seguiré escribiendo y trataré de mejorar la gestión de mi tiempo para escribir más.

Y espero que a vosotros el 2016 os haya sido venturoso y que el 2017 os venga cargado de oportunidades y alegrías.

¡Nos leemos y feliz año nuevo!